jueves, febrero 16, 2006

CAP.13 UN NOMBRE DISTINTO PARA EL PLACER

NOCTURNUM (fragmento espurio)

Nihil est hominum inepta persuasione falsius nec ficta severitate ineptius.
Encolpio


Antiguamente había un sistema de enseñanza del latín muy sutil, todavía lo podéis encontar en algunos libros editados durante el franquismo con el sellito del Nihil Obstat & Imprimatur en la última página. Aquellos libros que al llegar a la parte más escabrosa, sí cuando empezaba lo caliente te lo traducían al latín para que te quedases con dos palmos de narices y echases mano del diccionario SM de latín del bachilerato o de las abreviaturas de la enciclopedia católica en la biblioteca del instituto intentando saber que quería decir Mentula tam magna est quantus tibi.? Quién sería entonces capaz de leerlo el cura párroco que censuró el libro? tío cochino.
Como pequeño homenaje a todos esos casposos censores y a la castigada mano derecha de los lectores masturbadores (y su ilustrada mano izquierda, la que pasaba las hojas) me permitiré la interpolación de un pasaje espurio en esta novela como se hace en el Pseudosatiricón, lástima que no sea su autor el Abate Marchena y no pueda imprimirse en aquella eclesiastal letra gótica conocida como bollatico. Marcaré un obelo en el margen izquierdo como en los manuscritos antiguos de Alejandría para señalar la falsedad del pasaje dudoso y se sepa de su falsedad aunque dicha contaminación del texto original se ajuste al caracter general de la obra y no desentone.

He aquí el pequeño fragmento espurio encontrado:

Nostri, de bene Merenti (de nosotros, los buenos merecedores).
En las pridie Kalendas, oh Dulcis! en bona fide os contaré que en cuanto nos concubere no perdonaré, yo petere summam, yo te perdepsere, recojeré el fructus Veneris, te subigere a mis gustos, te dedolare salvajemente, alcanzaré la summa voluptas agarrando tus divinas nates, me paedicari, abiertamente tú dare y yo praepositus sobre ti rápidamente. Gaudia veneris de bonae memoriae, fuimos los bene merenti de los dioses. Sanctae memoriae.
Fui el merenti de tus blanditia haces que yo tentus temible, rigida habere, oh estoy provisum de una rigida mentula, tendere, estaba paratus, me pones monobelus. Soy el irrumator que petere summam, el que irrumare para destillatio caudalosamente, tu me haces exmucare, lambere una vez más sos mi adorada felatrix.
! Soy tu fututor y tu mi fututrix! yo te doy la responsum, tú estás humida de como te blanditi, navego por tu hortus Veneris, yo dare basia en tu ladica, te rascaré delicadamente el opus laterum. Delicioso profundo specus, gloriosa inguem lacerum tengo que lambere cunnum, lingere hasta que el sueño te apague. Soy el que gozoso quiescit en tus brazos. Bene quiescat amor mío. Llevas mi sigilum.
Puedes consultar la traducción con tu confesor, le alegrará el sacramento.

!"A buen mate vas por yerba !"

Ésta es mi Lo -dijo ella- Y ésas son mis azucenas
-Sí, sí -dije- ¡Son hermosas, hermosas, hermosas!"
“Lolita” de Vladimir Nabokov


Prolegómenos: el sabor de la imbecilidad llena mi gesto. ¿Fui usado? El sabor de la falsa derrota me llena los bolsillos. ! Qué regusto amargo me deja el recuerdo de su imagen mientras remuevo los restos del líquido en la taza de café. ¿Dónde estará la atorranta ésta? , huyó del país, fue a refugiarse al culo de Andalucia, la reputa madre que la parió, la odio y la sigo amando ¿porqué?
Sobre Fraga escrito en una pared un tipo le grita a su amor: "Marcela vos sos lo más importante que me ocurrió en la vida" y yo reescribiría sobre Maure al 3965 "Valeria vos sos lo más importante que le ocurrió a mi visa", cuestión de conceptos.

QUÉ ERROR

Del azar. En la antigua Arabia, lo llamaron az-zahr, que significaba la flor brillante, los hombres del desierto gustaban de jugarse la suerte lanzando un dado, cuya cara desfavorable tenía mi imagen, una flor de naranjo. Por esa razón, al dado también le llamaron az-zahr. El juego de dados, colocaba a los hombres cara a cara con la incertidumbre. Durante las interminables guerras entre Francia e Inglaterra en los siglos XIII y XIV, caballeros ingleses importaron este juego del continente y lo llamaron "hazard" –que significaba tomar una oportunidad o un riesgo.
Conferí contigo un riesgo grande de poder fracasar estrepitósamente pero no podía adivinar el futuro incierto que me esperaba, no podía hacer como dice Laplace en su "Essai Philosophique sur les Probabilités", publicado en 1819 "Si se conocieran las posiciones y las velocidades de todas las partículas del universo, el futuro como el pasado, serían presente a sus ojos"o como Ovidio "Nitimur in vetitum semper cupimusque negata", que traducido vendría a decir: "Nos lanzamos siempre hacia lo prohibido y deseamos lo que se nos niega"
El sur te libera, el sur te limpia la mente y el cuerpo. “Entre el vivir y el soñar hay una tercera cosa. Adivínala.” decía Machado, me estaba fallando la brújula y me había extraviado ante el paisaje blanco y cegador de los glaciares australes, tus ojos eran mi luciérnaga ante la soledad que yo albergaba, me aferré desesperado a tu imagen.
Hay mujeres que están en esta vida como hay semáforos o putas en las esquinas de las ciudades, son hojas arrastradas por el viento, no luchan se dejan llevar, no tienen nigún misterio puesto que son inútiles. Por ello, carecen de importancia. Valeria pertenece por puro derecho a este tipo de gente anónima que encuentras en cualquier latitud del mundo. En lo que se distinguía era en la etiqueta pegada sobre la remera encima de su seno derecho "Poison"(veneno), quien la traga, vomita o perece, no hay antídoto para la estupidez.
Estaba amargo. No me quedó otra, era obvio que lo nuestro ya había sido. Prefiero reventar de tristeza, de bronca, decaer, sentirme una piltrafa, pero no eternizarme en una relación que me está produciendo dolor, y sobre todo por algo ficticio. No me jodás, no me vengás con esa mentira que me has hecho mierda. No te hagas la recia, la dura, te acostaste con el sevillano para qué negarlo?. Para qué seguir entonces juntos?

ese dolor de Buenos Aires, esa espera sin pausas ni esperanza
CORTAZAR


¿En esta espera puedo olvidarme de la pena?...Pienso igual que vos lector, ¿ para qué convidar con la pena?, nadie acepta ese brindis, hay que apurar en solitario el vaso del fracaso exprimir la semilla del ricino hasta la última gota, todo sirve para calmar la sed, hay miradas que besan sin querer y la tuya era una de ellas, no soy de los que va dejando trocitos de lástima en medio de las heladeras de mis amantes, me seduce la risa del veneno por mis venas, ... hay varios lugares para buscar solución pero sería poco creíble que hubiese un lugar para dejar de llorar. Nada se puede establecer sobre cimientos del pasado, lo que se intenta no es querer, sino tratar por un instante de triturar la pena......es que tal vez que te quise más de lo que me quise alguna vez, conservabas la fecha de caducidad pegada, compré demasiadas perchas donde colgarte mi alma y al final se me olvidó de hacer el armario, naciste para ser fayuta toda tu vida y lo seguirás siendo, no es justo que me duela el alma así, apagaste el brillo de mis ojos, me eclipsaste, en serio quiero la revancha.


Llegué a un punto donde mi necesidad de encontrar una solución fue reemplazada por la poesía de mi continuo fracaso.
Charles Simic


La vida es fragmentación como pedacitos para armar, un vistoso conjunto de piezas inacabadas que cuando crees que las dominas cambian de forma y estalla entonces la incertidumbre. Las mujeres más hermosas son las más ponzoñosas, te dan el máximo de piel, te cocinan a fuego lento como un ícaro al sol, la estupidez triunfa en este juego. Me deshago del exceso de equipaje que traía, me quedo hipnotizado por esa mirada de cielo, cambio todo por lo que vi, quería hacer cosas imposibles pero soy solo un personaje deshechable tarde o temprano para vos.
Toda la tentación que una mujer puede poner en la vida de un hombre puede reducirse a una sonrisa, un escote o un plato de cocina argentina. La tentación está condensada en un solo gesto, el dulce de leche.Un nombre propio para nombrar todo de una solo vez, un nombre para abarcar esos ojos de bella donna, esos labios que invitaban al vértigo de un beso, esa cintura poderosa que pide el rapto, un nombre distinto para el placer: VALERIA.
Parece que, en algún punto de nuestras vidas, estamos de regreso al lugar de donde nos habíamos alejado. Como si nos perdieramos o como si alguien se empeñara en llevarnos a ese punto para que entendiesemos algo. Para que sepamos que la antítesis de la felicidad no es el dolor, sino el vacío y que era lejos en donde quería estar y por eso me iba.Cómo se extraña la ciudad cuando no se tiene. Calles conocidas de memoria. Susurros de un aliento cercano, gotas de sudor que resbalan por mi vientre tras una iracunda penetración para marcar un vientre sacrílego y recoger el quejido imperfecto de un corazón comprimido.

Besé más bocas de las que recuerdo, tal vez la bebida de tus labios es la que haya subido más deprisa estos últimos tiempos, mi garganta tenía gritos amontonados pero como decía la madre de Forest Gump la vida es como una caja de bombones.... nunca sabes lo que te va a tocar.... y tuve la mala yeta (mala suerte) de cruzarme en tu camino, ya lo dije antes naciste para ser fayuta toda tu vida y así acabarás, conseguiste que caminasemos por veredas distintas todo el rato, tuve que apartar mi música, mis libros por compartir tus gustos, cuando te eché de casa como que volví a leer libros, a volverlos a acariciar mientras iba recopilando la obra arltiana en las librerías de Corrientes. Aprendí de esta gente que algunos llaman sudacas a que cuando alguien les pide un favor no dicen simplemente "sí", sino "¿cómo no?". Que cuando dices me permite para poder pasar delante te contestan No, por favor. Son el único pueblo del mundo que comienza sus frases con la palabra "NO "con una sonrisa, algo de esta cordialidad se perdió en el viejo mundo.

Todo texto se construye como mosaico de citas, todo texto es absorción y transformación de otro texto.
Julia Kristeva


Me considero discípulo admirador de G. Casanova, esa indiferencia por lo que deja de hacer, que en cada giro de su variada fortuna esté a punto de volverse musulmán, comandar un navío militar, convertirse en empresario teatral y pretende ser médico y cabalista, admiro al libertino cazador en la acción y como disecciona como un taxidermista en reposo, cuando no oculta nada y revive con excepcional intensidad sus deleites instantáneos."He sido toda mi vida una víctima de mis sentidos". Mi forma de amar a partir de Argentina fue el extravío y la oportunidad de extravío, conseguir como Ovidio "Haz, te lo ruego, que yo sea tu culpa", así te amo. Dicen que cuando conoces al que crees el amor de tu vida, el definitivo, el tiempo se detiene... y es verdad. Lo que no dicen es que cuando se vuelve a poner en marcha, lo hace aún más rápidamente para recuperar lo perdido.
Confieso cinícamente, escribir para combatir el hastío y no para decir la verdad. Decía el libertino en sus memorias que" A pesar de que el hombre es libre, no por ello debemos creer que sea dueño de hacer cuanto le viene en gana; porque se hace esclavo cuando se deja arrastrar a la acción, cuando una pasión le domina."
El deseo es un galgo pero con olfato fino que a cualquier hora busca a toda prisa ponerle mayonesa al camarón, y a vos se te ocurre poneros de rojo sin avisar y yo con este antojo de matar al oso a puñaladas, tenemos por delante una tarde lluviosa como para estar en casa encerrados, desde luego no nos ibamos a poner a jugar al parchís, a comer evitando ser comido hasta meter las dichosas cuatro fichas, prefiero enterrar al muerto a que me salga un cinquillo con los dados o bien me conformaré a que juguemos a hacer una paja rusa (científicamente Coitus a mammilla) o rascarte el asterisco sin llegar a practicar el anocratismo. Aquello del anubis te sorprendía al principio sobretodo el 70, un 69 más un dedo metido en el aniceto pero acabó por gustarte y cuando no te lo hacía parecía que lo reclamabas.
Tu alfombrita de musgo ya crecido contiene un cartelito diciendo Bienvenido seas con el que saludas a todo aquel que torea en tu plaza y yo queriendo medirte el nivel de aceite que derramas antes de meter la Sin Hombros.
Te excitaba terriblemente la idea de practicar triolismo, un menage à trois, para que me observases poner a bailar el muñeco con otra mina, me querías hacer ese regalo el día de mi cumpleaños pero me negué en redondo yo solo coso y descoso con vos, a nadie más le pongo a full la perola.
Nené parece que vienes a salvarme pero siempre que vienes en cada viaje tu garganta parece no decir nada, no haces más que aojarme, al fin te quedas en mi cama y con mi color. Acaso sin llegar a estar enamorada de vos me desordenas, me alteras cuando acercas tu boca a la punta de mi seno y deseo que lo hagas, que lo mordisquees, te dije pocas veces cariño pero acabé deseándote. Mi manera de besar es sin tregua alcanzando su colmo, no aflojes. Me dices que soy maravillosa besando, yo lo hago de forma natural me sale así, sólo cierro los ojos y abrazo sin piedad, me gustan los coitos feroces, peleados, fóllame sin clemencia pero por favor no te vayas a ir dentro, soy todavía joven para que me embaraces, no lo hagas, júramelo.

No me verás, no me verás
abrazando recuerdos.
La vida es demasiado corta
para vivirla en el pasado.
LOS ENANITOS VERDES


Me gustaba su nombre, VALERIA, era romano como la ciudad desenterrada en Cuenca, hasta su apellido de origen judio -Melman- era hermoso a mis oídos, en el aeoropuerto en uno de los viajes nos reclamaron con el nombre de Sres. de Melman, luego en el hotel de El Calafate lo volvieron a hacer, que podía tener de extraordinario pero era así me lo parecía, por primera vez nos unía algo, luego vino la noticia gorda, le confesaron que era niña adoptada, descubrimos que no era de origen judio, sus rasgos medios indios, esa cara de pómulos salientes, esa mata de pelo, esos ojos grandes medio rasgados no me podían engañar más, no tenía ningún rasgo de los descendientes polacos y rusos que llegaron en barco en el siglo XIX a la Argentina.
Probé tus caprichos tenaces, te colmé de todo lo que te apetecía en los shoppings, conocí todos los de Baires que tuvimos oportunidad, adonde ibamos a pasar más tardes era al de Abastos, merendábamos y luego ibamos al cine, allí estrenaste aquellas gafas de secretaria color rosa, mientras comías palomitas te acariciaba los muslos con gran delicia tuya al tiempo que parecía que ponías interés en la película. ! Qué pintaba un tipo como yo en un sitio como aquél de consumo, yo un renegado ecologista comiendo fast food un sábado noche.
La probabilidad de que te agarrase un bolche como yo y te diese con su capital en la estructura y la superestructura hasta hacerte pelota toda la plusvalía era casi nula pero sucedió. La única verdad de la milanesa es la milanesa, mazorquearte es mi especialidad y bien que lo probaste, te volvías loca, tú no eras manca tampoco chuparlo todo como si fuera un chupetín, despacito, despacito, despacito, hasta que no quede nada como vos me sabés hacer y como dice el reclamo de Telefe, el próximo -ya viene-. Pero como todo el mundo sabe, la suerte un día cambia de mano.

QUIERAN LOS DIOSES QUE PUEDA IGNORAR MI PENA

Días alciónicos, solsticio de mi vida... Lejos de embellecer mi dicha distante, tengo que luchar para no empalidecer su imagen; hasta su recuerdo es ya demasiado fuerte para mí.
Yourcenar


¿ Qué más me resta por decirte Juan? Que no quise hacerte daño, las cosas vienen así. Sé que ahora estará en tu mano dañarme con tu desprecio. Pero si quieres guarda hacia mi un poco de amistad, de compasión, te lo ruego, podemos ser amigos: primero quise callar, luego desaparecer. Créeme."Podrás decir que mi artimaña te engañó, con tal que se diga también que el motivo de mi engaño fue el amor" (Calímaco, Aitia) o "Ningún amante tiene sentido de la decencia. He sentido vergüenza, pero la vergüenza, huyendo, ha abandonado sus enseñas" ( Eurípides, Hipólito).
Sigues siendo para mi la personicación de Perséfone (la que trae la destrucción), aquella que «Debes conocer a qué ritmo están sometidos los hombres» (Arquiloco, frag. 66 Bergk). La Circe que tenía su residencia sobre un promontorio del mar de Etruria. Os represento como una vil seductora Circe, la hechicera que atraía a los imprudentes marineros del otro lado del océano que anclaban su vida en aquellas costas atraidos por tu belleza. Antes que a mi atraíste a otros marineros con tus encantos con el fin de robarles luego su energía y finalmente, metamorfosearlos en viles manadas de bestias. Arrojado fui también como Ulises por la tempestad sobre las costas de aquel promontorio y solamente pude resistir a sus maleficios valiéndome de una planta llamada ajo dorado, que Hermes, el mensajero de los dioses, me había entregado. También podría curarme de amores y realizar un salto leucádico. Dice la leyenda que Léucade es una isla del mar Jónico, cerca de Corfú, famosa por su promontorio desde el cual se precipitaban al mar los infortunados amantes que querían curarse de su pasión y borrar el recuerdo de sus penas. Venus, que añoraba a Adonis y lloraba su muerte sin cesar, recurrió a la ciencia de Apolo, dios de la medicina, que le aconsejó que realizase el salto de Léucade, el agua es el elemento purificador. La piedra blanca color del acantilado poseía un poder sobrenatural. Obedeció la diosa y quedó en extremo sorprendida al ver que salía de las aguas tranquila y consolada. Éste remedio era reputado como infalible. La gente acudía a Léucade desde alejadas regiones, preparábanse todos por medio de sacrificios y ofrendas y se comprometían por medio de un acto religioso, persuadiéndose de que con la ayuda de Apolo sobrevivirían al peligroso salto y que desterrando para siempre las cuitas del amor recobrarían la calma y la felicidad. No se sabe quién fue el primer mortal que siguió el ejemplo de Venus, pero consta que no hubo mujer alguna que sobreviviera a tal salto y que solo algunos hombres pudieron resistirla, entre otros el poeta Nicóstrato. Otros dicen que fue Safo la de la dulce sonrisa según Alceo, la décima musa, la primera que se suicidó por los amores de Faón como cuenta Ovidio en su XV Heroidas.

PRONOIA
(del griego, significaba providencia)

Halcyon* abandonado en una isla desierta,
Halcyon plañidero y gemebundo,
Halcyon, que se reprocha haber abandonado
a su esposa, sus hijos y su patria
por una amante voluble.
Halcyon, que tenía por únicos testimonios
de su pena los peñascos insensibles
y las olas en perpetuo mugido.
Halcyon, en fin, cuya llama sobrevivía
aún a la traición de la pérfida bonaerense.

(*)Halcyon: es una flecha que surge con un grito estridente y desaparece en el recodo del río, es el martín pescador, ave perteneciente a la Fam. Alcenidae dentro del Orden Coraciiformes. Es el Alcedo atthis Alcedo (Linneus), género derivado del griego Halcyon, una de las siete Pléyades según la mitología griega, hijas de Atlas y Oceánida, que se convirtió en Alción y tras naufragar en el mar y pudiese nidificar en el agua sin que la tempestad arrebatara sus huevos por mandato de Zeus y Eolo se calmaban las olas de los mares y los vientos cesaban de soplar en los siete días anteriores y siete posteriores al solsticio de invierno y de ahí se deriva que en algunos países a eso días de calma en el mar una vez toca la superficie el alción se les llame días alciónidos, días que no conocen de tempestades, en griego"alkyonídes hemérai", . Y la especie atthis (G.): en honor de Atthis, una hermosa muchacha de la ciudad griega de Lesbos.