jueves, febrero 16, 2006

Cap 9 NUECES PARA EL AMOR


EL CONDOR Y EL COLIBRI.

La belleza es el nombre de algo que no existe, que yo
doy a las cosas a cambio del placer que me producen.
Fernando Pessoa
A veces te preguntas que es lo que te atrae y que es lo que deslumbra en un animal, el tamaño, el color, el sonido, la gracia. Por estos pagos me pasó desde una gran decepción a una sorpresa mayúscula.
En el zoo de Baires vi por primera vez al cóndor,Vultur gryphus, el ave andina por excelencia, en una jaula una pareja de aburridos animales, no me impresionó en absoluto, allí subido en un peñasco, de vez en cuando agitaba las alas como estirando el aburrimiento, generalmente a mi me dan tristeza los animales en el zoo, será porque solo concibo la libertad del ser animal ya sea primate o no.
Nos metimos en "La Cabaña del Cóndor" dentro del Zoo, venía de haber visitado recientemente el centro de recuperación de Quebrantahuesos en Cazorla y estaba todavía borracho de la belleza del plumaje del Gyapetus, así que como que me dejó frío tener enfrente al rey de los cielos andinos pero juntos de la mano atendí con curiosidad y escuchamos como allá en agosto de 1991, en Pampa de Achala, Córdoba, (Argentina), se dio origen al Proyecto de Conservación Cóndor Andino (PCCA). Este proyecto está organizado por el ZOO de Buenos Aires, la Fundación Temaikén y la Fundación Bioandina Argentina, tú oías atentamente la estrategia y la labor de los biólogos en el asunto de la recuperación, la estrategia de trabajo del PCCA se basa en cuatro pilares principales:
1) El Centro de Incubación Artificial y Cría en Aislamiento Humano 2) El Centro de Rescate del Cóndor Andino 3) El Centro de Seguimiento y Estudios Poblacionales 4) Area de Educación y Difusión.
Uno de los primeros pasos del Proyecto fue poner en condiciones reproductivas a las parejas que se encuentran en cautiverio en el país. Para ello, se sumaron a los principales zoos, en un programa de reproducción regional. Debido a la baja tasa reproductiva de esta especie, sólo pone un huevo y cría un pichón cada dos o tres años, es necesario utilizar la técnica de postura múltiple. Esta técnica consiste en retirar el primer huevo puesto por la hembra, estimulando la postura de un segundo huevo en el término de un mes. El primer huevo es incubado artificialmente, mientras que el segundo se deja al cuidado de sus padres.
Los huevos que han sido retirados son incubados artificialmente en el Zoo de Buenos Aires,
Una vez que el período de incubación finaliza, comienza el período de nacimiento, que se inicia cuando el pichón casca el huevo. Este proceso dura aproximadamente tres días y, cuando termina, el pichón es asistido para evitar los gastos energéticos y riesgos del nacimiento.
Todos los pichones nacidos en el marco del Proyecto son criados en aislamiento humano, en nurserys especialmente diseñadas, con la asistencia de títeres de látex que representan a sus padres. De esta manera se favorece el reconocimiento hacia su especie y se evita el imprinting con el ser humano. Este paso en el proceso de cría es de vital importancia, dado que todos los pichones serán liberados en ambientes naturales, donde deberán reconocer a sus congéneres y deberán evitar al hombre, por lo general su principal enemigo.
Luego de dos meses de cría en la nursery, los pichones son llevados a áreas de maduración en aislamiento donde, a través de mallas perimetrales, podrán socializar con cóndores adultos.
Ellos permanecerán en estas condiciones hasta completar su plumaje juvenil, pardo ocráseo, lo cual logran a partir de los seis meses de edad. A partir de ese momento, estarán listos para ser incluidos en programas de liberación.
En diciembre de 1997, se concretó la liberación de 5 ejemplares en Valle Encantado, en Patagonia. Estos ejemplares, fueron los primeros en el mundo en llevar en sus alas un transmisor satelital a energía solar. Siguiendo a los ejemplares en ambientes tan distantes como son los páramos venezolanos y la Patagonia argentina.
Gracias a estas liberaciones y a la tecnología satelital aplicada, fue posible comenzar a entender la capacidad de vuelo de la especie, que resultó ser de 60.000 km² y a partir de los datos nocturnos, se pudo descubrir las condoreras, lugares donde los cóndores se reunen a dormir hasta en grupos de 124 individuos.
Los antiguos americanos decían que cuando el Cóndor vuela va a encontrarse con Viracocha (Dios), yo diría que vuela hacia la libertad. Cuando los volví a ver sobrevolándonos en el Perito Moreno ya sonreí, su silueta me recordó a mis queridos buitres en los barrancos perdidos de Guadalajara que con su mirada pilla te observan mientras planean sobre ti.

La sorpresa está ahí donde menos te lo esperas, camino de Entreríos la furgoneta de Juan mi tocayo dice que no va, como hace en todos los viajes yo creo que se descompone para que nos tomemos unas cervezas y conozcamos al mécanico de turno en el pueblo más cercano, está vez es la caja de cambios, bueno pués a resguardarse del sol durante tres horas por lo menos; esto es España no sería posible el coche del RACE hubiese llegado a auxiliarnos pero acá el tiempo es otra dimensión, lo mejor es irte al bar a por unos porrones de Quilmes y hacer una picada. El sitio no podía ser más infame de sucio, con un colector en la parte posterior del taller, neumáticos viejos, chatarra abundante oxidada, total que me aventuro por el borde y súbitamente pasa algo volando a toda velocidad a centímetros de mi cara, yo por reflejo instintivo corro la cabeza por miedo a que sea un insecto y me pique pero no es; aleluya es un colibrí, un picaflor común, Chlorostilbon aureoventris, le tengo delante de mi parado y aleteando a una alta frecuencia: unos 80 aletazos por segundo lo que permite volar hacia atrás o de lado o permanecer estáticos en el aire, mide apenas 7 cms, de la envergadura. He pasado en unos días de la envergadura de las alas del cóndor de 3 metros a apenas 7 cms de envergadura contando pico y cola, con un peso medio de 1,6 gramos, así es este continente. Su plumaje brillante parece un chisporroteo multicolor entre los reflejos de sol de atardecer, que buscará entre tanta inmundicia si se alimentan principalmente de néctar de flores atraídos por el color rojo o naranja brillante. Esta alimentación rica en energía por ser de azúcares simples es la que posibilita su estilo de vuelo altamente exigente con una capacidad de desplazarse a gran velocidad 114 km/h. Esta aparición mágica me lleva a seguirle frenéticamente por el borde de la charca sucia, nunca había visto uno en la naturaleza sólo en fotos pero desaparece repentinamente, miro hacia arriba y aparece cerniéndose la sombra de un gavilán en acecho.
Ya que estoy en plan pajarero para que gusten de la sutileza y dulzura nunca se pierdan el Jardín de los Picaflores en el Puerto Iguazú, no solamente quedense extasiados con las cataratas. Está a tres cuadras de la terminal de ómnibus (Fray Luis Beltrán al 150), en el fondo de la casa de la familia Castillo. Todo comenzó hace 8 años, cuando esa familia decidió hacer público y gratuito un espectáculo privado que ocurre todos los días en el jardín de su casa. Desde que tiene memoria, la señora Marilene cuelga de algunas ramas de los árboles de su jardín varios bebederos con agua azucarada para los colibríes. El show es todos los días a toda hora. Basta con sentarse en los banquitos –preferentemente al atardecer– y ver cómo las refinadas joyas aladas llegan desde la selva a sabiendas de que los bebederos son más pródigos en almíbar que el nectar de las flores. Durante el invierno puede haber entre 30 y 40 picaflores al mismo tiempo. Esta magia sólo pasa en este país.
Y puestos ya, una de tucanes. Debo reconocer que son mi debilidad después del quebrantahuesos y los buitres dentro de las aves, ! como la naturaleza ha conformado ese pico y esas plumas, esos colores ! pués bien si pueden madrugar, en primer lugar hay que averiguar a qué hora exacta sale el sol en el momento del año en que se visitan las Cataratas de Iguazú. Uno no puede pasarse ni cinco minutos, bajo riesgo de perderse el espectáculo. En el momento en que el sol está por salir, alrededor de una docena de tucanes deja sus nidos y se posa en un solitario árbol seco y sin hojas que mide 20 metros de altura y está en el estacionamiento del Parque Nacional, a un costado del Hotel Sheraton, junto a unas canchas deportivas. El espectáculo es asombroso, iluminado por la luz mágica del amanecer las aves llegan con su colorido planeo rasante y van de un árbol a otro por todo el estacionamiento durante unos 20 minutos. Luego, se pierden en lo profundo de la selva que se los traga en su inmensidad.


eramos salvajes
sin frenos para el amor
BABASÓNICOS


Nueces para el amor(1)


Dos fugitivos se amaron, Ambos queriendo probarse con idiomas diferentes.
Cuántas noches en tu cuarto destartalado follamos y follamos....eran auténticas ganas de poseerte, eras más grande que yo pero daba igual giraba, braceaba sobre tu cuerpo, me arrodillaba entre tus muslos, te pedí que no te depilases que me gustaba la concha de la mujer al natural, luego a sabiendas te fuiste acomodando a mi mentalidad erotizada intercambiando historias de placer en lapso de días, malabarista de tus senos te los mastiqué hasta que se dolieron, desgarrador de unas bombachas ajustadas o poseerte con ellas puestas hasta sangrarme por el roce, soy tu masajista para agitar y hacer, deambulante por tu enredadera de musgo ya crecida, atravieso tu canal y con mi saliva adobo tu placentera pegajosa a ritmo preciso, ingrávida flotas entre mis brazos, sujétame que reviento de cada embestida.

29 añitos. Onda novia.
Besitos, muy mimosa, dulce.
Zona Palermo Viejo/Colegiales.

Asi podía ser su anuncio. -Los hechos siempre dan la razón- yo nunca me tragué su historia, de como se ganaba la vida, tantas visitas los fines de semana (...), siempre había un amigo que iba a cenar, de qué vivía realmente.... sus llamadas a teléfonos de contactos, como no me pude dar cuenta, o si me di cuenta cerré los ojos como el suicida que se lanza por un puente, qué pensé en esos momentos, bastante desconcertado estaba tras mi aterrizaje en aquella ciudad, en la jungla que era su casa, la primera noche me hizo dormir en el salón de la entrada en un jergón que olía a mil perros, mientra recibía a un amigo(...) esa noche,
¿era para mostarme a lo que te dedicabas?, no me desnudé como tengo costumbre, después de 11 horas de vuelo y la pérdida de las maletas en el aeropuerto,
con ropa prestada pensando donde me había metido al final cerré los ojos al cansancio, el avión para la Patagonía salía temprano al día siguiente. ¿Me había equivocado de persona?.
Antes de conocerte te ganabas la vida de dependienta en Forest en la avenida de las camperas, ese jarabe nadie se lo traga, eras gato de circo, el único bicho a que no hacen trabajar, abrías la farmacia de guardia los domingos, sólo eras factura, la que se entrega a quién cotiza, pizza a domicilio: se entrega en 20 minutos, como la gripe todos te han tenido, una discoteca los fines de semana abierta toda la noche, horno de panadero que siempre anda caliente, calesita porque la suben todos, naranja Fanta: con 5 chapitas y 1 peso entregas el premio, polilla viajera: andas de mueble en mueble, como el dulce de leche al que todos meten el dedo, omnibus lleno, te comistes todas las paradas, y tuve que levantar una mina así, paloma de plaza, estás para cagar a la gente y bien que lo hiciste.
Nunca conseguiré saber lo que pesaba realmente su esqueleto, era un mueble fino, bien acabado, llegué a conocer bien su caja de caudales, sabés, le tocás la combinación y se te abre para toda la noche, con ella estaba más contento que Mac Gyver en una ferretería, me daba igual que fueses chapa de cartón, blanda y fácil de clavar, froto su fosforito y perdía la cabeza. Yo la sacaba de quicio al principio jugaba con ella a ser mamadera trancada: por más que la movía no salía el jugo, hasta que dio con el método, vaya si dio fue mi mosquito de manicomio chupó a lo loco y obvio me volvió loco, mi murciélaga que dormía de día y mordía de noche, fui perro de cementerio tuve donde enterrar la carne cada noche, como foto de carnet en 5 minutos recogía la foto, contigo rodaba el tren daba vueltas se calentaba y no pinchaba; mi zamba, primera, segunda y acabás dentro.
Contigo hago el amor a la vida todos los días, a ritmo de Babasónicos, ahuyando desnudo sobre tu cuerpo, en el patio se escucha nuestra música" Soomossss culpables de este amor escandaloso que el fuego mismo de pasión alimentó que en el remanso de la noche impostergable nos averguenza seguir sintiéndolo."
La canción tapa nuestros gemidos "Poco a poco, fuimos volviendonos locos y es el vapor de nuestro amor nos embriagó con su licor y culpa al carnaval interminable nos hizo confundir irresponsables" los vecinos pensarán ya esta aquí el gallego, le dio fuerte a la Valeria ya tiene quien la calme.