jueves, febrero 16, 2006

CAP: 14 VOS SOS


La dulce boca que a gustar convida
GÓNGORA


Evaluarte para qué, en el proceso de obtener información y usarla para formar juicios de valor tomamos decisiones por una necesidad imperiosa basándonos en predicciones, lo hacemos sobre deseos; buscamos indicios; sobre conclusiones prematuras; a la desesperada pero también con toda la lucidez. Una decisión se toma bien a la desesperada y más bien menos sobre una conclusión. Pero si es una premonición entonces estás perdido, te ha robado el sueño, ya nadie te librará del recuerdo, ella cuando se fue dejó cerradas las puertas del olvido, se llevó las llaves.

¿Quién te llenó la mirada
de granates?
¿Porqué llueven luceros
cuando te amo?
¿Quién puso el rocío
en la madrugada?.

Granada encendida
tu seno dormido en mi mano.


"Amar con los ojos cerrados es amar como un ciego. Amar con los ojos abiertos tal vez sea amar como un loco: es aceptarlo todo apasionadamente.". Marguerite Yourcenar. Feux (1935). Vaya la belga se cuela otra vez en mi pensamiento, yo te amo como un cuerdo, entiendo el amor como exceso del lenguaje elemental del roce. - Rescatate- como diría un cantante de cumbia villera, (es decir tómate las cosas con calma) - dejad de cogerme que te fundirás como sigás así - pero yo me escondía en tu acento, el amor es trasparente como tu corpiño, yo no quiero tu cuero para embalsamarte, tengo ganas de acariciarte el cabello y decirte al oído sin que me entiendas mientra meso tu nuca los versos de Mallarmé "Mais ta chevelure est une rivière tiède, oú noyer sans frissons l'âme qui nous obsède et trouver ce Néant que tu ne connais pas", déjate desvestir, záfate rápido de los jeans cuanto antes quiero que la astilla de mi dedo aloje su alianza allí donde se estrecha tu cuerpo y te estremezcas como un castaño, de sus ramas cargan tus senos. Estar al palo cada noche, éste es un amor-jaula de gatos enamorados, de poder entrar y salir de ti, sudándote. Sácame todo el amor, ahorca tu mano en la mía, mantis devórame, tírame por tu tobogan, quiero vacunarte el deseo, sufre los estremezones.
Hay gente que dice que te he comprado a base de regalos, que si la campera, que si el manto de carpincho que trajiste del viaje. Todo pura envidia, no saben que realmente estoy por tus huesos, que intento dar un poco de alegría a tu oscura vida, que vuelvas a los sitios que solías con tu difunta madre que recobres algo de tu antiguo esplendor, ese que has ido perdiendo paulatinamente descendiendo por la cuesta de la vida desde que falleció ella y se acabó la plata.
Pueden pensar que me encierro contigo horas y horas y que me dejas hacer, que eres un pelele en mis manos, mi niña de trapo para saciar mis deseos de garañón español, que tomo viagra para aguantar el empujón pero si tu eres mi única pastilla, tú eres lo único que despierta mi sangre cuando viajo por tus venas, cuando tu columna vibra de placer, necesito tan solo llenarme de ti, hacer que rezumen tus poros con el fuego nocturno. Después de haberte clavado tengo la sensación de no gastarme contigo, de querer siempre más, luego te inunda la calma y mi pecho se queda henchido mientras te observo como te vas durmiendo plácidamente, satisfecha del amor recibido, de las miles de caricias que sabes que vendrán mañana y te tarareó sin que ya me llegues a escuchar:
Ea, ea, mi niña, mi luna, como ella no hay ninguna.
Amaneces desnuda y te palpo entera, estás temerosa de recomenzar.


Si la saboreas un poquito no más
ya nunca ya nunca te irás,
Si la saboreas un poquito no más
aunque vos te alejes siempre volverá
Lorenzo Laciar

En "Peggy, dame un beso", escribe García Márquez "...siempre he creído que uno nace con sus polvos contados, y que los que no se usan a tiempo se pierden para siempre". Dura realidad del que llega a conocerte bien. La regla de oro entre nosotros era la regla del límite. Sabíamos que el límite era el dolor o el riesgo físico, tanto propio como del otro. Todo estaba permitido siempre y cuando no nos lastimara. Y me dejaste jugar.Y te dejé jugar. Jugué a seducirte pura y exclusivamente con el poder de la mirada. Tan sólo eso: mirarnos. A los ojos. Al cuerpo. Al alma. Mirar y no tocar. Tan intensamente que te hacía morir en una lucha interior donde el tacto se desesperaba por actuar, pero a la vez la vista compensaba todo sentido inhabilitado. Jugué a descubrir centímetro a centímetro el sabor de cada rincón de tu piel. Y algunos lugares eran tan deliciosos que me hacían quedar un largo rato saboreándote en una fusión perfecta de besos y mordiscos.Te maltraté tanto que tus "basta por favor" cargados de excitación retumbaron en las paredes de la habitación. Siempre el premio era el placer, el amor, el goce, el cansancio feliz, las sábanas revueltas, la ropa tirada por el piso, los pelos desordenados, el sudor compartido, los jadeos, los gemidos, y sobre todo: el momento único, privado e irrepetible que compartíamos vos y yo.
Momentos hubo en los que se nos cortó el mambo: cuando la mascota Pilar, a quién no le pasó? que estando en plena "batalla sexual" se subió el perrito a la cama y empieza a lamernos generando susto e indignación, además de la incomodidad por la súbita ocupación del territorio. -No me irás a tocar con las manos que te lamió tu perra! O abrir los ojos y encontrarse con la mirada inquisidora del tierno animalito. Menos mal que aunque nos puedan ver, ellos no pueden contarle a nadie lo que estabamos haciendo!o cuando se subía en medio de la noche a dormir con nosotros y sin que te dieses cuenta la expulsaba de una tierna patada, o le indicaba con el dedo índice amenazador -Andá a la cucha!. Descuido cuando en el fragor de la noche nos decían Buenas noches ! como excusándose la compañera del cuarto de al lado que tenías alquilado, habíamos dejado la puerta del dormitorio abierta y nos pilló en bolas. Cuando se te queda tu melena enganchada (ya sea por alguna almohada o alguna parte de mi propio cuerpo, te querés mover y te empieza a tirar o cuando te quieres incorporar y me ponés la rodilla encima de mis tales y salgo ahuyando de dolor, o por el efecto canelón cuando todo ya se convirtió en un descontrol total y las partes del cuerpo se empiezan a enredar y quedan atrapadas entre las sábanas (en general suele pasar con las piernas o los pies), imposibilitando todo movimiento.

Una de las ventajas de ser biólogo y manejar esos momentos aburridos entre montada y montada y que tu pareja te conceda la medalla de amante excepcional son aquellos en que mientras le trabajas la papaya para que alcance otra vez el punto de lubrificación óptimo es que le puedes contar aquellos de que las mujeres también eyaculan a su manera ( sin emisión de bichitos claro), enseguida eso les hace salir los ojos de sus órbitas, se incorporan sobre ti y te preguntan - y eso como lo hacemos- y le cuentas bla bla ...como Hipócrates (siglo IV a.C.) habló del "semen femenino" y después Galeno (siglo II) reafirmó la existencia de "un líquido seminal femenino"; más tarde De Graaf (siglo XVII) postuló la existencia de la prostae o corpus glandulosum que según él hacía a las mujeres más libidinosas. Que en 1944 el ginecoobstetra Grafenberg, describió "una zona de sensación erógena que está localizada a lo largo de la superficie suburetral de la pared anterior de la vagina, área específica cuya estimulación acarrearía la emisión de un líquido durante el orgasmo"; y en 1982 Perry, Whipple y Ladas lo consagraron como "El Punto G" en honor de Grafemberg. Esta zona es capaz de producir en sus tejidos una erección muy similar a la del glande masculino y de segregar una sustancia blanquecina e inodora proveniente de las glándulas uretrales, parauretrales y conductos de Skene ( fosfatasas ácidas prostáticas, glucosa y fructuosa) , todo eso mientras la masajeas a conciencia y se lo localizas en la cara anterior de la vagina, a medio camino entre el hueso del pubis y el cuello uterino, a unos tres centímetros del exterior de la vagina, del tamaño de una lenteja, pero con la exicitación se lo vuelves más grande para demostrar todo lo que le cuentas . En la práctica toda mujer se quiere casar con un médico, pero el biólogo es superior en potencia, tiene los mismos conocimientos en embriología, fisiología o endomorfinas que cualquier galeno pero mientras te acaricia te puede embaucar contándote las caracteristicas del lucero del alba sin inmutarse y además es ecológico, palabra mágica de nuestra chistera particular, a diferencia del médico no te cura pero te da la medicina que requieres: placer.
Entre polvo y polvo puedes buscarle otros puntos como el punto A o punto AFE (Anterior Fornix Erotic zone) que se descubrió en 1996, durante una experimentación por parte de científicos asiáticos sobre la sequía vaginal. El 95% de las mujeres se excitaban al estimularles esta zona. Estudios realizados posteriormente dieron como resultado que sobre 193 mujeres la estimulación del punto A les causó a 182 de ellas un placer muy intenso. Este punto se encuentra en la parte anterior (delantera) de la vagina, a unos dos o tres centímetros antes de llegar al cuello uterino, Su superficie es suave y muy sensible al tacto, una pequeña masa de tejido esponjoso.
El punto K fue descubierto en 1998 por la americana Barbara Keesling. Lo llamo "el pasaje misterioso" por haber permanecido durante tanto tiempo desconocido. La causa es que se encuentra en la zona final de la vagina, llegando al cuello del útero. Queda oculto debido a la presión del útero, de forma que en la mayoría de los casos es inaccesible en las relaciones sexuales. Su estimulación produce orgasmos altamente intensos que recorren la vagina desde la parte interna a la más externa. A este tipo de orgasmo se le llama orgasmo en carpa, -ya te lo haré otro día bonita-. Hasta podemos experimentar con el punto U que fue descubierto por KevinMcKenna (Nothwestern Medical School, EEUU). El punto U o Uretral es una zona muy cercana a la uretra (lugar por donde las mujeres expulsáis la orina). Se encuentra por debajo del clítoris, - lo sentís-.
Después de tanto punto si leyeses el pensamiento de la mujer encontrarías algo así como: cómo es esto y yo con tantos puntos en mi vagina y que los pelotudos que me cogieron antes no supieron encontrame y te mira con cara de admiración, -vos sabés mucho, amor mío -, has entrado por la puerta grande del olimpo, ya eres un pícaro para ella.
Cuando una mujer encuentra a un hombre que le come bien la mazorca ha encontrado un tesoro y no le va a dejar escapar fácilmente, lo mantiene en secreto. Éste es un tipo raro y ella lo sabe. Ni siquiera se lo dirá a sus mejores amigas pues si no le convertiría en el hombre más popular del barrio. Así que recuerda, la mayoría de los tíos pueden follar y generalmente te lo hacen de una manera satisfactoria, pero los que saben comer bien, son raros como especie.
Leíste la advertencia en el budín de Mark Spencer: Atención: el producto estará caliente después de calentarlo. Y si además practica sexo tántrico que suerte tenés. Te expliqué que el objetivo de esta técnica es que el hombre llegue a tener orgasmos sin llegar a eyacular y me pusiste cara de incrédula. Permite a la mujer disfrutar también de un gran número de orgasmos y descubrir nuevas dimensiones del sexo mediante dos prácticas: el Mula Bandha consistente en la contracción del perineo (zona entre los genitales y el ano) y el Vajroli Mudra consistente en contraer el esfínter uretral, tal y como lo hacemos cuando queremos parar la orina una vez que hemos empezado. Tras horas de practicar el sexo tántrico alcanzas el hiperorgasmo. Algo incomparable al orgasmo común, el cual no pasa de unos simples espasmos de unos pocos segundos de duración. El hiperorgasmo es un estado de alta sensibilidad, de placer máximo. Puede durar varios minutos, es un extasis de tiempo ilimitado, de tal nivel que incluso puede perderse la consciencia, no sabes si estás soñando o te has dormido. Benditas noches de Newbery

Suele decirse con toda la razón que los recuerdos no pueblan nuestra soledad sino que la ahondan
Gustave Flaubert


A estas alturas del relato el lector debería saber si lo que ha leido ha sucedido en verdad o es un mero espejismo en la mente del narrador/protagonista, teniendo en cuenta que los contenidos vertidos son pura invención de los personajes y no de su autor y que están basados en la realidad y en documentos escritos, fotográficos y fílmicos. El único impostor es el que escribe la novela que asume una máscara, la escritura. Te habrás dado cuenta que algunos personajes leen y que hablan de lo que han leído y de los autores que han sido importantes para ellos.
Si dentro del caracter ficticio de la novela aparece un personaje, o persona, hecho o lugar de caracter con un parecido real, podrá ser por dos motivos: tal vez la casualidad puede acarrear hechos o lugares de caracter parecido a lo real o bien cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia, los personajes no son ficticios han sido reales y siguen siéndolo allá donde estén ahora, ella en el culo de Andalucía y él donde haya rebotado esta vez su cuerpo por el efecto llamada.

H I J K LL M A,
si vos no me querés
otro amigo me querrá.
H I JK LL M O,
si vos no me querés otro amigo tendré yo.


¿Como no encoñarse cuando se tiene la dicha de disfrutar la sabiduría de un hombre que en plena madurez conserva el penetrante poder transgresor de un adolescente dispuesto a toda hora a cogerme?. ¿Cómo no entregarse a quién no tiene miedo de volar hacia mi por encima de las decepciones, el dolor y las cenizas que otros cuerpos dejaron en su cuerpo?. Un hombre encendido, destilado a fuego lento por la vida. Antes de conocerte sino tenía nadie a mano me masturba deliciosamente y sin piedad por las noches mientras miraba la tele. Sabés - no hay mujer amargada sino mal pajeada –. Mi busto no es nada monstruoso, es domesticable, masticable, blando como un caramelo Sugus, chupable como mamadera. Si lo agarrás distraído o mal dormido las podés acariciar, apretar, juguetear con el pezón y sentirte por un ratito Matías Alé con la Graciela Alfano. Mis lolas se hacen las ariscas al principio, pero enseguida se les pasa y te siguen el juego.


SI TE REPUDIO.

Se trata de repudiar a una diosa, a una reina, a la monarca absoluta de mi deseo. De ningún modo esto es un homenaje, ni un tributo, ni un reconocimiento a tu constante e inexorable presencia en mi. No. Todo lo contrario. Se trata de un enérgico repudio, de un grito desaforado de decir ! BASTA !. La forma más fácil de decirlo es simplemente hacerles saber que “No la quiero ver más! “.